DIETA ANTIINFLAMATORIA Y SINTOMATOLOGIA PREMENSTRUAL Y MENSTRUAL

DIETA ANTIINFLAMATORIA Y SINTOMATOLOGIA PREMENSTRUAL Y MENSTRUAL

Por el momento no hay suficiente evidencia científica sobre una dieta que alivie o reduzca de forma significativa la sintomatología menstrual y premenstrual.

Aún así hay recomendaciones (sin suficiente base científica) como la de una dieta antiinflamatoria. Se dice que esta dieta podría reducir en parte esta sintomatología.

 

Esta dieta se basa en potenciar alimentos con actividad antiinflamatoria y restringir los que tienen actividad proinflamatoria. (1)

Actividad antiinflamatoria: frutas y verduras como fuente de antioxidantes y pescado azul y frutos secos por su alto contenido en ácidos grasos omega 3.

Actividad proinflamatoria: alimentos con grasas saturadas (carne, queso, alimentos ultraprocesados…), hidratos de carbono refinados (pan blanco, harina refinada, azúcares, pasta blanca…). Alcohol, café.

 

Antes de empezar a ver de que forma podría reducir la sintomatología, veamos cual es exactamente esta sintomatología.

 

Sintomatología síndrome premenstrual.

El síndrome premenstrual aparece la semana antes de la menstruación. Una gran mayoría de las mujeres fértiles presentan alguna sintomatología. Su sintomatología es parecida a la de la menstruación, pero suele ser menos intensa.

La sintomatología menstrual forma parte del ciclo menstrual de forma natural. La gran mayoría de las mujeres fértiles sufren algún síntoma premenstrual.

Esta sintomatología se puede clasificar en somática y psíquica.

Por sintomatología somática las manifestaciones más habituales son la cefalea (dolor de cabeza), hipersensibilidad mamaria (en algunos casos aumento del tamaño), distensión abdominal, retención hídrica y dismenorrea.

Respecto a la sintomatología psíquica entre las manifestaciones más frecuentes se encuentran la depresión, irritabilidad, ataques de ira, ansiedad, insomnio y la confusión. (2)

 

Posible tratamiento dietético.

Durante la menstruación los niveles de estrógenos (hormona) se elevan. Una reducción de los niveles de esta hormona podría conllevar una ligera reducción de la sintomatología. Esto se puede llevar a cabo con la ingesta de soja o derivados ya que contienen fitoestrógenos (estrógenos vegetales). Los fitoestrógenos dificultan la interacción de los estrógenos femeninos con las células diana, lo que conlleva una reducción de la actividad estrogénica. (3)

 

Consumo de grasas. El consumo de grasas saturadas (generalmente presentes en la grasa animal) favorece la producción de prostaglandinas. Estos agentes químicos están implicados en la inflamación el dolor, contracciones musculares y coagulación de la sangre. Se cree que estos tienen un papel importante en el alivio del dolor menstrual ya que hay varios medicamentos para tratar este tipo de dolor que inhiben los efectos de las prostaglandinas. (3) Una dieta variada en la que haya baja carga de grasas saturadas y mayor cantidad de grasas mono y poliinsaturadas podría favorecer ligeramente la reducción de la sintomatología.

El consumo de grasas trans está muy relacionado con procesos inflamatorios.

Parece ser que los ácidos grasos w3, concretamente el eicosapentaenoico (EPA) y el docosahexaenoico (DHA) tienen efectos antiinflamatorios. Esto se ha                observado tanto en individuos sanos como enfermos. (4) No está demostrado, pero hay algunos autores que comentan que este efecto antiinflamatorio podría              ayudar a mejorar la sintomatología menstrual.

 

El consumo de azúcares simples y cereales refinados a parte de ser alimentos que favorecen la aparición de enfermedades cardiovasculares, parece que también tienen un papel proinflamatorio.

 

El aceite virgen extra (AOVE). Este tipo de aceite, por el echo de no estar refinado mantiene sus compuestos fenólicos, que se caracterizan por tener una ligera actividad antiinflamatoria.

 

De la misma manera que el AOVE los frutos secos (al natural), especialmente las nueces, mantienen las sustancias antiinflamatorias. Por lo que su consumo podría ayudar a reducir alguna sintomatología. (4)

 

Estudios científicos han demostrado que un consumo elevado de frutas y verduras tiene un efecto antiinflamatorio, en parte debido a la gran cantidad de antioxidantes y fitoquímicos que se encuentran en los vegetales.

 

Conclusión.

Debido a que no hay estudios suficientes sobre la interacción de la dieta con el alivio de la sintomatología de la menstruación no podemos afirmar con seguridad que la dieta pueda reducir la sintomatología durante este período de tiempo. Aún así, ES POSIBLE (no seguro) que el consumo de alimentos antiinflamatorios favorezca ligeramente la sintomatología. Tomar éste tipo de alimentos no va a hacer ningún daño si se toman en cantidades moderadas.

Quería remarcar que la dieta antiinflamatoria promueve que se evite el consumo de legumbres, todo tipo de lácteos y gluten. Si de forma individual no hay ninguna intolerancia o alergia a alguno de estos productos yo recomendaría seguir tomándolos de forma normal. Al menos las legumbres ya que los beneficios que pueden aportar son mayores que los perjuicios. (Recalco que esto hay que valorarlo de forma individual).

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

  1. DIETA ANTIINFLAMATORIA . [cited 2018 Aug 6]. Disponible en: http://bibliotecasmedellin.gov.co/content/uploads/sites/65/2014/12/Dieta-antiinflamatoria.pdf
  2. Esteban Navarro F. Síndrome premenstrual: síntomas, causas y tratamiento – Unidad de la mujer . [cited 2018 Aug 6]. Disponible en: http://www.unidaddelamujer.es/sindrome-premenstrual-sintomas-causas-y-tratamiento/
  3. Solca HDE, El EN. Universidad Nacional de Loja Área de la Salud Humana Carrera de Medicina Humana Título : Director : 2016; Disponible en: http://dspace.unl.edu.ec/jspui/bitstream/123456789/19527/1/Síntomas Premenstruales y Trastorno Disfórico.pdf
  4. Amigó-Correig P, Bulló M, Márquez-Sandoval F. Importancia de la dieta en la inflamación. Antropo. 2008;23–8. Disponible en: http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3107907

Deja un comentario